Cancelación o cumplimiento - vacío o plenitud

  • June 12, 2019 (readings)
  • Miércoles de la Décima Semana en Tiempo Ordinario
  • Father Shawn Aaron, LC
  • Matthew 5:17-19

    Jesús dijo a sus discípulos: "No piensen que he venido a abolir la ley ni a los profetas; no he venido a abolir sino a cumplir. Porque en verdad les digo, hasta que el cielo y la tierra pasen, no una letra, no De un solo golpe de letra, pasará de la ley hasta que se cumpla todo. Por lo tanto, quien rompa uno de los mandamientos más pequeños y enseña a otros a hacer lo mismo, será llamado el más pequeño en el reino de los cielos; y les enseña que serán llamados grandes en el reino de los cielos.

    Oración introductoria: Padre de amor, la fuente de todas las bendiciones, me has guiado a lo largo de mi vida y me sigues guiando. Gracias por su cuidado paternal. Jesús, Hijo de Dios, moriste por mí en la cruz para pagar por mis pecados y manifestar tu amor incondicional por mí. Gracias por mostrarme el camino a casa para el Padre. Espíritu Santo, dulce huésped del alma, me curas, me fortaleces y me prendes fuego desde lo más íntimo de mi alma. Gracias por tu presencia amorosa dentro de mí.

    Petición: Jesús, ayúdame a vivir la auténtica libertad en unión con tu voluntad.

    1. Acercando todo el cumplimiento: A través de la ley y los profetas, Dios preparó a su pueblo para la salvación. En Cristo, la salvación está a la mano: Jesús, la Palabra hecha carne, cumplirá la ley y los profetas y les dará su interpretación correcta. La ley se moverá de las tablas de piedra a los corazones de los hombres, como lo demuestran las Bienaventuranzas. Jesús vino especialmente para satisfacer el profundo anhelo en el corazón humano por la felicidad, que finalmente se encuentra en la vida eterna con Dios. "Pero cuando llegó el momento, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la ley, para que podamos recibir la adopción como hijos" (Gálatas 4: 4-5 ).

    2. Rompiendo las reglas: "Las reglas deben romperse", de acuerdo con la primera ley del "Credo adolescente". A medida que nos acercamos a la edad adulta, podemos descubrir conflictos externos a nuestra felicidad subjetiva. Los llamamos reglas. Y a medida que crece el deseo de ejercer nuestro propio libre albedrío, comenzamos a sentir el peso aparentemente opresivo de estas reglas: "Haz esto, no hagas eso". Las figuras de autoridad pueden percibirse como una oposición directa a nuestro cumplimiento. Concluimos erróneamente que las reglas y la felicidad son como el aceite y el agua. Luego permitimos que se desarrollen patrones de pecado a pesar de lo que nuestra conciencia nos dice, y sin saberlo, se nos da una idea de la forma en que el diablo nos sugiere sus criterios. Si no tenemos cuidado, podemos formar actitudes profundamente arraigadas que nos harán luchar contra Dios y sus criterios: los Diez Mandamientos, las Bienaventuranzas, la cruz y las enseñanzas de la Iglesia.

    3. El uso apropiado de la libertad: "La ley moral tiene su origen en Dios y siempre encuentra su origen en él" (Papa San Juan Pablo II, El esplendor de la verdad, n. 40). Nuestra verdadera libertad no reside en el rechazo sino en la aceptación de la ley moral de Dios. Dios no es un dictador despiadado, sino un Padre que nos ama y desea lo mejor. Si establece estándares para nosotros, es porque tiene en mente nuestra felicidad eterna, como un entrenador experto que desafía al atleta a alcanzar su máximo potencial. “¿Hay alguien entre ustedes que, si su hijo pide pan, le dará una piedra? ¿O si el niño pide un pez, le dará una serpiente? ”(Mateo 7: 9-10). Jesús plantea la pregunta porque conoce al Padre. Incluso si conociéramos a un padre que no amaba a su hijo, Dios el Padre es incapaz de no desear lo que realmente es mejor para nosotros. Dios es y siempre será amor.

    Conversación con Cristo: Señor, el pecado siempre está tocando mi puerta, pero me has prometido que tu gracia siempre estará disponible. Ayúdame a aprovechar los medios de gracia que me das para vivir en unión con tu ley eterna. Madre pura, haz mi corazón solo para Jesús.

    Resolución: Hoy, me tomaré unos momentos para reflexionar sobre los Diez Mandamientos o los deberes de mi estado en la vida.


    © 1980-Present. The Legion of Christ, Incorporated. All rights reserved. Reproduced with Permission of Copyright Owner.

Daily Reflection

You are not subscribed to the Daily Reflection. Subscribe here.

Got an idea? General comment or feedback?

Drop us a line. We are interested in what you have to say.

Send a Comment