Array ( )

Relación con Cristo

  • July 20, 2021 (readings)
  • Martes de la decimosexta semana del tiempo ordinario
  • Jennifer Ristine
  • Matthew 12:46-50

    Mientras todavía estaba hablando a la multitud, su madre y sus hermanos aparecieron afuera, deseando hablar con él. Alguien le dijo: "Tu madre y tus hermanos están afuera, pidiendo hablar contigo". Pero él respondió al que le dijo: “¿Quién es mi madre? ¿Quiénes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: “Aquí están mi madre y mis hermanos. Porque el que hace la voluntad de mi Padre celestial, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre ”.

    Oración de apertura: Señor Jesús, centra mi corazón en ti, para que pueda ser un participante integral de tu familia en la fe.

    Encuentro con Cristo:

    1. ¿Quién es Jesús para mí ?: En oración, se te invita a presentarte ante el Señor y hacerle esta pregunta: "¿Quién eres tú para mí, Señor?" ¿Es una figura conveniente que te inspira a realizar un acto de justicia social o caridad de vez en cuando? ¿Es un modelo para vivir la vida cristiana, pero uno en el que eliges y eliges qué virtudes se adaptan a tu estilo de vida actual? ¿O es verdaderamente tu Salvador a quien buscas todos los días, a quien consultas y deseas agradar? ¿Es él quien te da un codazo con su consuelo, motivándote a renunciar a un poco de tu autodeterminación personal para vivir un espíritu de obediencia al Espíritu Santo? ¿Es él tu luz en la oscuridad, una roca firme en medio de la tormenta, un lugar para descansar en medio del cansancio? ¿Dónde y cómo te encuentras con él? Da gracias por las formas en que se ha revelado a ti y pide mayor fe para conocerlo, amarlo y seguirlo.

    2. ¿Quién soy yo para Jesús? Quizás raramente pensamos en Jesús mirándonos con la expectativa de ser alguien especial para él. Pero personalmente nos miran y nos aman. Al echar un vistazo superficial a la vida de los santos a lo largo de la historia, descubrimos que cada uno es un tesoro para el Señor. Cada uno es hermano, hermana o madre. Tenemos a Margarita María Alocoque consolando su corazón sufriente, Catalina de Siena perseverando incansablemente para cambiar los corazones de los líderes, María Magdalena siendo testigo de las buenas nuevas, Santo Tomás de Aquino compartiendo su don de sabiduría y comprensión de los misterios de la fe. Cada uno de nosotros es único y especial para el Señor. Y todos estamos llamados a participar en la familia de Dios, preservando y compartiendo los tesoros que hemos recibido, siendo hermana o hermano o incluso esposa espiritual de Jesús.

    3. La Familia de Dios: Jesús dejó en claro que aquellos a quienes él llama hermano, hermana o madre están haciendo la voluntad del Padre celestial. El requisito para pertenecer a su familia es la obediencia. Y la obediencia requiere escuchar. Escuchar la verdadera voz de Dios requiere oración. La oración nos mantiene participando activamente en la familia de Dios. La oración toma muchas formas, la más alta de las cuales es la Santa Misa. El Padre nos ofrece una entrada al Misterio Pascual de su Hijo a través de la Santa Misa. En medio de esta oración comunitaria y litúrgica, ¿podemos escucharlo decirnos cuánto ama? ¿nosotros? ¿Escuchamos los latidos de su corazón mientras escuchamos fragmentos de la historia de la salvación que se leen desde el ambón? ¿Sentimos su corazón latiendo en su humilde “venida-a-nuestra-presencia” cuando el anfitrión se transubstancia en su Presencia Real? Cuando la Misa llega a su fin, se nos recuerda quiénes somos para el Señor Jesús. Somos enviados como discípulos al mundo para llevar su presencia a otros. Somos su familia en la que él confía para ser canales de su gracia redentora entre aquellos que desean descubrir una nueva familia a la que pertenecer.

    Conversar con Cristo: Señor Jesús, te agradezco por el regalo de ser parte de tu familia. Ayúdame a ser un buen hermano, hermana y madre para todos los que me rodean. Envíame tu Espíritu Santo para enseñarme a escuchar tu palabra y para guiarme y animarme en la reunión de más personas para tu familia.

    Resolución: Señor, hoy por tu gracia estaré atento a cómo puedo ser un hermano o hermana en el Señor para aquellos que encuentre.

    Para una mayor reflexión: echa un vistazo a Catholics Come Home .


    © 2019-Present. EPRIEST, Inc. All rights reserved.

Daily Reflection

You are not subscribed to the Daily Reflection. Subscribe here.

Got an idea? General comment or feedback?

Drop us a line. We are interested in what you have to say.

Send a Comment