Array ( )

Vida Familiar: Escuela de Santidad

  • June 25, 2022 (readings)
  • Memoria del Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María
  • Janet McLaughlin
  • Luke 2:41-51

    Cada año los padres de Jesús iban a Jerusalén para la fiesta de la Pascua, y cuando cumplió doce años, subieron según la costumbre de la fiesta. Cumplidos sus días, volviendo ellos, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, pero sus padres no lo supieron. Pensando que estaba en la caravana, caminaron un día y lo buscaron entre sus parientes y conocidos, pero al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén para buscarlo. Después de tres días lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas, y todos los que lo escuchaban estaban asombrados de su entendimiento y sus respuestas. Cuando sus padres lo vieron, se asombraron, y su madre le dijo: “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos estado buscando con gran ansiedad. Y él les dijo: “¿Por qué me buscaban? ¿No sabíais que en la casa de mi Padre me es necesario estar? Pero ellos no entendieron lo que les dijo. Bajó con ellos y vino a Nazaret, y les fue obediente; y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.

    Oración de apertura: Madre, vengo ante ti como tu hijo amado. Tú guiaste a tu hijo, Jesús, y deseas guiarme también. En tu libertad del pecado original, eres lo que todos debíamos ser. Déjame ver en tu ejemplo lo que significa vivir una vida plenamente humana y luego ayúdame a crecer en aquellas virtudes que más necesito para seguir a tu Hijo para que pueda vivir como la persona que Él me creó para ser y crecer en unión con su santo voluntad por mi vida.

    Encuentro con Cristo:

    1. La angustia de una madre: Es fácil imaginar el temor que sintieron María y José cuando no pudieron encontrar a Jesús entre aquellos con quienes viajaban y cómo ese temor aumentó mientras buscaban en Jerusalén durante tres días antes de encontrar a Jesús. María le preguntó: “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos estado buscando con gran ansiedad. Encarnaron esta definición de paternidad: “La paternidad es cuando una parte de tu corazón vive fuera de tu cuerpo”. En la fiesta de hoy del Inmaculado Corazón podemos considerar que, en la imagen del Inmaculado Corazón, el corazón de María se muestra fuera de su cuerpo. Todo su corazón vive fuera de su cuerpo por su fuego de amor a Dios y el fuego de su amor por cada uno de nosotros. Ella es nuestra Madre. Jesús nos dio a ella y ella a nosotros como uno de sus últimos actos desde la cruz (Juan 19:26-27); La “maternidad espiritual de María se extiende a todos los hombres que en verdad (Jesús) vino a salvar…” (CCC 501), y ella intercede por nosotros ante Dios para obtener las gracias necesarias para nuestra salvación (Lumen Gentium 62). Somos pedazos del corazón materno de María viviendo en el mundo. Ella nos ama y nos cuida. Podemos pedirle que nos forme como formó a Jesús.

    2. En Su Corazón: Las últimas palabras de cualquier miembro de la Sagrada Familia hasta que Jesús comenzó su ministerio público fueron las palabras de Jesús a sus padres: “¿No sabían que debo estar en la casa de mi Padre?” Algunas traducciones dicen, “…que debo estar en los negocios de mi Padre?” Después de esto, vivieron los años ocultos, durante los cuales María “guardaba o meditaba estas cosas en su corazón”. Durante este tiempo, Jesús fue obediente y “avanzaba [en] sabiduría, edad y gracia delante de Dios y de los hombres” (Lucas 2:52). El Catecismo cita a San Pablo VI al describir la casa de Nazaret como “la escuela del Evangelio”. La primera lección de esa escuela, dijo, es el silencio. Continuó: “Que la estima por el silencio, esa admirable e indispensable condición de la mente, nos vivifique…” (CCC 533). ¿Cómo enseñamos el valor del silencio a nuestros hijos y qué prioridad le damos a silenciarnos a nosotros mismos?

    3. Los años ocultos: En estos años ocultos –la parte más larga de la vida de Jesús– “compartió la condición de la gran mayoría de los seres humanos, una vida cotidiana sin grandeza evidente, una vida de trabajo manual” (CCC 531). Su vida era sencilla y abarcaba las cosas que componen la vida de la mayoría de nosotros: comidas familiares, tareas, servicios religiosos juntos, diversión familiar. De hecho, la Iglesia enseña que “La vida escondida de Nazaret permite a todos entrar en comunión con Jesús a través de los acontecimientos más ordinarios de la vida cotidiana (CCC 533). Nuestra vida cotidiana ordinaria importa. Según San Juan Eudes, era el plan de Jesús “hacernos partícipes de sus misterios a nosotros y a toda la Iglesia, y extenderlos y continuarlos en nosotros… Este es su plan para cumplir sus misterios en nosotros” (CCC 521) . Cuando vivimos bien nuestra vida familiar, hacemos presente a Cristo y extendemos sus misterios al mundo de hoy.

    Conversando con Cristo: Jesús, gracias por el don de tu Madre. Gracias por confiarme a su cuidado maternal. Gracias por la hermosa imagen de la Sagrada Familia y por santificar el matrimonio y la vida familiar. Ayúdame a recordar que el día a día de la vida familiar es importante y que es una parte esencial de vivir mi vocación cristiana de testimonio del Evangelio. La vida es tan ajetreada que es difícil pensar en la vida familiar y el silencio como algo que va unido; Señor, hoy me siento desafiado a ver cómo el silencio puede convertirse en parte de nuestra vida familiar, incluso si solo comienza con un minuto o dos antes de comenzar las oraciones de gracia o antes de acostarnos.

    Resolución: Señor, hoy por tu gracia rezaré una decena del rosario con mi familia (o invitaré a mis compañeros de cuarto a rezar una decena conmigo), comenzando primero con uno o dos minutos de silencio y terminando con esta adaptación de la Oración por el Sínodo sobre la Familia (2013):

    Jesús, María y José, en vosotros contemplamos el esplendor del verdadero amor, a vosotros nos dirigimos con confianza.

    Sagrada Familia de Nazaret, haz que también nuestras familias sean lugares de comunión y oración, auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas Iglesias domésticas.

    Sagrada Familia de Nazaret, que las familias nunca más experimenten violencia, rechazo y división: que todos los que han sido heridos o escandalizados encuentren pronto consuelo y sanación.

    Sagrada Familia de Nazaret, haznos más conscientes de la sacralidad e inviolabilidad de la familia, y de su belleza en el plan de Dios.

    Jesús, María y José, escuchad amablemente nuestra oración.

    Para mayor reflexión: mire este video En busca de la santidad en la familia por Jason y Crystalina Evert.


    © 2019-Present. EPRIEST, Inc. All rights reserved.

Daily Reflection

You are not subscribed to the Daily Reflection. Subscribe here.

Got an idea? General comment or feedback?

Drop us a line. We are interested in what you have to say.

Send a Comment