¿Ser perfecto?

  • March 16, 2019 (readings)
  • Sábado de la primera semana de Cuaresma
  • Matthew 5:43-48

    "Has oído que se dijo: 'Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo'. Pero te digo, ama a tus enemigos, y reza por aquellos que te persiguen, para que puedas ser hijos de tu Padre celestial, porque él hace que su sol salga sobre los malos y los buenos, y haga que la lluvia caiga sobre los justos y lo injusto. Porque si amas a los que te aman, ¿qué recompensa tendrás? ¿No harán lo mismo los recaudadores de impuestos? Y si saludas solo a tus hermanos, ¿qué tiene de raro eso? ¿No hacen lo mismo los paganos? sé perfecto, así como tu Padre celestial es perfecto ".

    Oración introductoria: Señor Jesús, te convertiste en un hombre para mostrarme, en tu carne y en tu sangre, el camino a la santidad. En cada palabra y obra tuya registrada en el Evangelio, me enseñas y me revelas el secreto de una vida digna de la eternidad. Creo que ahora estás conmigo y que usarás estos momentos de oración para aumentar mi fe, mi esperanza y mi amor. Aquí estoy, Señor, para conocerte, amarte y servirte con todo mi corazón. Amén.

    Petición: Señor, ayúdame a buscar la santidad por amor a ti y a los demás. Amén.

    1. "Sé perfecto" ¿Quién nos dice que seamos perfectos? Cristo, el Verbo, aquel a través de quien se hicieron todas las cosas, a través de quien nacimos: nuestro Señor, nuestro Creador, que desde toda la eternidad anhela ver a cada uno de nosotros ser hecho perfecto en el amor. Esto no es una sugerencia; es una orden Se lo dice a sus discípulos con energía, incluso sabiendo que solo para ellos es imposible. Para Dios, sin embargo, nada es imposible. Hoy recordamos que nuestra santidad es una posibilidad; Es el plan de Dios. Los milagros suceden cuando creemos. Dios todavía no ha terminado con ninguno de nosotros. Todo lo que Dios pide es que seamos perfectos, no una vida entera de un solo golpe, sino cada momento presente, uno a la vez. Eso es lo que tengo - este momento presente. Esto es lo que tengo que perfeccionar.

    2. ¿Por qué Dios nos manda a ser perfectos? La exigencia de Dios de que buscamos y luchamos por la perfección de la santidad se hace más comprensible cuando contemplamos la situación cada vez más grave de nuestro mundo. Ese mundo, tan gravemente necesitado de la salvación de Cristo, es la razón más absoluta y palpable por la que cualquiera de nosotros debe buscar la santidad. ¿Cuál es el valor de la santidad cristiana en el mundo? Un apologista cristiano primitivo lo expresó en estos términos:

    Para resumir todo en una palabra: lo que el alma está en el cuerpo, que son los cristianos en el mundo. La carne odia al alma y lucha contra ella, aunque no sufre daño porque no puede disfrutar de los placeres; El mundo también odia a los cristianos, aunque en el presente lesionados, porque abandonan los placeres. El alma ama la carne que la odia, y [también ama] a los miembros; Los cristianos también aman a los que los odian ”(De la Carta a Diognetus).

    3. Buscar la santidad es un trabajo de amor: en un mundo de arenas movedizas, podemos ofrecer un terreno sólido; En un mundo de fuerzas ciegas de violencia espiritual y material, podemos ofrecer el poder persuasivo de la bondad cristiana. Se escuchó a la Beata Madre Teresa de Calcuta decir que la santidad no es el privilegio de unos pocos, sino la obligación de todos. Cuando con una fe simple y profunda, profundizamos en ese vínculo entre nuestro esfuerzo por la santidad y la salvación de las almas, podemos descubrir un nuevo ímpetu y una nueva fuerza. El desafío de buscar la santidad puede convertirse en una obra de amor, impulsada por un corazón en llamas con celo por la salvación de todos nuestros hermanos y hermanas.

    Conversación con Cristo: Señor Jesús, el mundo necesita hombres y mujeres de Dios; El mundo necesita santos. Yo se esto. Sé que me llamas de una manera personal, urgente e insistente para buscar mi santidad. Por el bien de mis hermanos y hermanas, por su salvación, Señor, hazme santo. Amén.

    Resolución: hoy dedicaré un tiempo para orar a Nuestra Señora y confiarle a ella, con fe viva y sencillez infantil, el proyecto completo de mi santificación.


    © 1980-Present. The Legion of Christ, Incorporated. All rights reserved. Reproduced with Permission of Copyright Owner.

Daily Reflection

You are not subscribed to the Daily Reflection. Subscribe here.

Got an idea? General comment or feedback?

Drop us a line. We are interested in what you have to say.

Send a Comment